¿Inteligencia artificial o inteligencia emocional? Comienza con la comunicación.


El mundo está cambiando a un ritmo vertiginoso, y el laboral requiere una gran capacidad de adaptación y de flexibilidad, lo sabemos. En las últimas décadas se trataba de digitalización, hoy conviene saber de inteligencia artificial. Y de algoritmos y plataformas múltiples que conectan unos y otras. Modelar las actitudes, los valores y las características de aquellos que lo logran es una gran herramienta. Se consigue así flexibilizar e impulsar esos cambios de individuos, emprendedores y empresas que acometen grandes transformaciones. Así, ¿qué es más importante la inteligencia artificial o la inteligencia emocional? Los secretos llegan con la comunicación de excelencia.

El éxito futuro estará representado por compañías que consigan aunar creatividad, pasión, motivación, diversidad e innovación y la maleabilidad de quienes la componen. Además, será necesaria una jerarquía que consiga empatizar con sus trabajadores e infundir en ellos la confianza en sus capacidades, su talento, y su motivación común.

Algunas de esas empresas que lo han conseguido han añadido además ingredientes como la contribución. Se establece así un objetivo humano que crea lazos poco visibles en los beneficios numéricos de final de año; y grandes, en cambio, en la red que sostiene la motivación y la cohesión del equipo que lo compone.

La estructura jerárquica de una empresa, la comunicación verbal y no verbal de sus directivos, y el tono empleado, pueden infundir una gran motivación o una gran apatía.

Mónica Galán Bravo, una experta en el tema y autora del método BRAVO, así nos lo recuerda. http://economiademallorca.com/art/24214/monica-galan-una-buena-comunicacion-es-imprescidible-para-hacer-negocios-en-la-era-de-la-informacion

 

Ingredientes para mejorar la comunicación

En la actualidad, el mundo de los negocios se va abriendo a descubrir esos ingredientes que mejoran la comunicación:

  • El principal objetivo del mensaje, el para qué.
  • La calidad de la recepción de ese mensaje, o cómo ha sido recibido.
  • La interpretación o calibración de esa recepción.
  • La capacidad para procesar ese feedback o recepción.

El secreto para conseguir una comunicación excelente y eficiente radica en la coherencia de todos esos elementos, los verbales y, sobre todo, los no verbales: el cuerpo, la voz, la energía, el estado y el comportamiento que proyectamos a través de diversos factores.

No podemos olvidarnos que la buena comunicación comienza en la que tenemos con nosotros mismos. Y, para ello, es necesario manejar nuestras emociones, transformar y reducir los miedos y potenciar el talento individual. En Déjate de Cuentos incluimos todas esas herramientas. https://tumueves.com/index.php/libro-2/

Las palabras que usas dicen mucho de ti, pero eso lo dejamos para otro día. Aunque tienes alguna pista en esas que promueven objetivos, si aún no las has considerado para este 2020. https://www.mercedescaballercoach.com/hace-ya-tiempo-216690-o-como-y-cuando-adquirir-nuevos-habitos/

Modelar la forma de pensar, de actuar y las herramientas que conforman la actitud necesaria para llegar a la excelencia, en cualquier campo de la vida, constituye un gran descubrimiento solo comparable al ¡eureka! que clamaban los buscadores de oro californianos. Y, al mismo tiempo, en momentos en los que ya la inteligencia artificial se emplea, sin que muchos sean conscientes de ello, se plantea la encrucijada ética o moral relacionada con la libertad del individuo.

Creatividad y Empresas Tecnológicas

Algunos de esos ingredientes se observan en empresas tecnológicas que proyectan otros valores y promueven más flexibilidad y creatividad, como las que surgen en el Silicon Valley, donde el “casual Friday” ya se extendido a todos los días y las mesas de ping-pong o billar han sustituido a las de reuniones largas e improductivas. Ahora incluso, que ya lo casual es lo habitual, se han revertido las normas, y se hace el “Formal Friday” para que la gente se vista “bien” al menos un día a la semana.

Sin olvidar, además que la mejor comunicación es la que comienza con uno mismo. Hoy sabemos que el cerebro es maleable durante mucho más tiempo del que se creía. Y también lo es nuestro comportamiento, nuestra energía y el estado o humor en el que nos encontramos a diario.

¿Por dónde empezar, entonces, por la inteligencia emocional o por la inteligencia artificial?

Ideas, anyone? Sonrisa asegurada, o no.

https://sanfrancisco.cbslocal.com/2016/08/03/silicon-valley-offices-offer-plenty-of-play-spaces-for-creative-minds/

1 comentario en “¿Inteligencia artificial o inteligencia emocional? Comienza con la comunicación.”

Deja un comentario