Una colección de gafas y un niño herido

Una colección de gafas y un niño herido para un buen comienzo, el círculo de la terapia, un personaje que cuenta, otros que escuchan. Posiciones perceptivas: una buena herramienta de comunicación. Incluso en la gran pantalla, a través de una historia contada en flashbacks de espacio y tiempo, bien armonizada por la historia del jazz, del rock, del pop. Parecen los elementos perfectos para una buena novela, ¿verdad? Lo son. Curiosamente, algunos también utilizados por una servidora en la suya propia. Pero no es de eso de lo que quiero escribir hoy.

Es la emoción la protagonista de esta historia. La emoción de un niño herido y muchos personajes construidos. La que sentí y de la que disfrute hace unos días viendo la película basada en la vida de Elton John. Capítulo ya abierto con otras leyendas musicales, que probablemente continúe, dado el éxito.

Buena música, buena fotografía, buena narración. Interesante terapia también, de la que no quiero hacer mucho spoiling, o para hacer más patria, que no quiero adelantar. Dinámicas que un coach conocedor de PNL identificaría fácilmente.

Abrazo al niño herido, posiciones perceptivas, una buena herramienta de comunicación.

Y todo, ¿para qué?

  • Liberar viejos fantasmas del pasado en forma de personajes.

  • Enfrentar miedos y carencias.

  • Avanzar libre del pasado que nos recuerda lo que fuimos.

Hay todavía personas que han dedicado su vida a tamañas empresas, Frank Pucelik http://puceliknlp.com uno de ellos, al que tuve la suerte de conocer en el último curso de Practitioner de PNL que impartió en España junto a Enrique Jurado, donde hablamos de esta herramienta tan útil para la comunicación, las posiciones perceptivas. 

https://www.equiposytalento.com/noticias/2018/12/04/frank-pucelik-y-enrique-jurado-revelan-como-convertirse-en-un-excelente-formador

Él sigue dedicándose a rehabilitar a personas cuyo pasado no les permite avanzar, sea porque han vivido situaciones difíciles, bélicas en algunos casos, o por problemas de intoxicación.

Interesante observar estas técnicas en el cine. Allí estaba la emoción de todo un mito, cuya pasión y talento tuve el privilegio también de presenciar en un anfiteatro rebosante de gente de todas las edades y condiciones. Nadie dejaba de observar ese piano sobre un escenario lejano, entre cuyas patas jugueteaba un Elton John desafiante. Desde ese escondite tocaba  como si nada, como si ese niño herido que acoge durante la película fuera con él a cada concierto.

Comencé con un título que aludía a las gafas, importante colección, unas para cada uno de esos atuendos. Eso le confesaba en una de esas largas entrevistas que Oprah Winfrey, la reina de la comunicación americana le hacía en su precioso cottage inglés. Gafas, trajes y disfraces que se han burlado del sistema, se han reído de las modas y las épocas.

La película ha captado con total veracidad esa sensación al verlo y escucharlo acariciar y aporrear el piano, hace ya más de una década cerca de Filadelfia, Philly para los locales.

La sensación del talento hecho juego y una gran conexión con su esencia fueron necesarias para avanzar en su carrera con poco apoyo personal. Ambos, esencia y talento, son claves en el método 3C que os propongo. https://www.mercedescaballercoach.com/servicios/

¡Juguemos!

Y pronto, muy pronto, compartiré contigo más herramientas para dejes las gafas y encuentres tu verdadero poder en el libro

Déjate de Cuentos y el proyecto www.tumueves.com

 

Deja un comentario